Artrosis de rodilla: ¿Cómo afecta y cuándo considerar la cirugía?

artrosis de rodilla

Cuando el cartílago que protege las articulaciones se desgasta, aparece la artrosis o artritis y es una de las causas principales de incapacidad a nivel global.
El dolor, la inflamación y la rigidez se vuelven protagonistas del día a día cuando se padece de artrosis de rodilla, si está sintiendo estos síntomas o ya tiene un diagnóstico confirmado, quédese con nosotros que este artículo le resultará muy interesante.

 

 

Hablemos de la artrosis de rodilla…

 

La rodilla es una articulación fundamental para la movilidad y estabilidad de la pierna y, por su ubicación entre el fémur y la tibia, siempre está sometida a una sobrecarga.

Debido a esta presión constante y el uso o movimientos que tenga, sus partes blandas y otras estructuras cartilaginosas pueden desgastarse, ocasionando un gran déficit funcional y dolor que inmoviliza.

Aquí es cuando aparece la artrosis de rodilla. Cuando el proceso de regeneración del cartílago falla y se va alterando la matriz extracelular del cartílago que deja de absorber y amortiguar los impactos mecánicos.

 

 

Signos y síntomas que aparecen cuando se padece de artrosis de rodilla

 

Conforme avanza el proceso degenerativo de la artrosis de rodilla, van apareciendo algunos síntomas y signos que van alterando aún más esta condición.
Por ejemplo, la inflamación persistente va afectando la membrana sinovial y se acelera la destrucción del cartílago. Como consecuencia, el metabolismo óseo local se altera y se producen cambios morfológicos y estéticos.

De acuerdo a lo anterior, es posible que experimente lo siguiente:

  • Disminución de la movilidad o rigidez: Esto puede notarse con frecuencia después de permanecer mucho tiempo sentado o en reposo. La limitación de la movilidad puede variar de persona a persona y depende del grado de artrosis de rodilla que se tenga.
  • Dolor persistente: Debido a la ubicación de la rodilla en el cuerpo y a la función que cumple como soporte, es posible que se experimente dolor punzante o persistente cuando se realizan actividades como caminar, subir y bajar escaleras o levantarse de una silla. Al final del día suelen registrarse molestias más agudas.
  • Deformidad: Cuando se presenta un cuadro de artrosis avanzada, es posible que se modifique la alineación de las extremidades inferiores como el arqueamiento hacia adentro o hacia afuera que complica la marcha.
  • Pérdida de la fuerza muscular y la resistencia: El dolor y la inflamación pueden conllevar a la pérdida de la fuerza muscular y a la resistencia, debido a que restringen las actividades físicas.
  • Derrame articular o hinchazón: Por causa de la degradación del cartílago articular y los cambios en el hueso subyacente de la rodilla, se desencadena una respuesta inflamatoria en la articulación y esto, lleva a una producción excesiva del líquido sinovial, que es el líquido que lubrica y nutre las articulaciones. A esta acumulación se le conoce como derrame articular.

 

Tipos de artrosis de rodilla

 

La artrosis de rodilla se puede clasificar de acuerdo al grado de afectación:

 

Artrosis de rodilla primaria o idiopática:

 

Se produce como consecuencia de la degeneración del cartílago por la edad. Comienza entre los 40 y 50 años y avanza con el tiempo. Esta es la más habitual.

 

Artrosis de rodilla secundaria:

 

Aparece a raíz de alguna fractura o lesión compleja de ligamentos y menisco. También pueden incluirse los casos en los que se desarrolla esta condición por causa de procesos infecciosos, que se denomina artritis séptica.

 

 

Condiciones o factores que causan artritis de rodillas

 

De acuerdo a los datos más recientes de la OMS (Organización Mundial de la Salud) la artrosis de rodilla es la principal causa de incapacidad en personas mayores de 60 años y se desarrolla como consecuencia de la interacción de factores genéticos y/o factores de riesgo que alteran las células del cartílago.
Los más comunes son:

  • Edad: La capacidad de regeneración del cartílago disminuye con la edad, lo que favorece la aparición de la artrosis.
  • Sexo: Es más frecuente en hombres a partir de 45 años y en mujeres después de los 55 años.
  • Genética: Aunque los estudios no son concluyentes en este factor de incidencia, entre el 50% y 65% de las personas que padecen artrosis de rodilla tienen antecedentes de la enfermedad.
  • Sobrepeso: Debido a la ubicación de la rodilla, esta está sometida a una sobrecarga constante y cuando se tiene exceso de peso la carga es mayor, lo que origina el desgaste del cartílago con más rapidez.
  • Actividad física elevada: Aunque una actividad física moderada es beneficiosa para el cuerpo, algunos ejercicios con mayor nivel de intensidad pueden favorecer la aparición de procesos degenerativos que terminan en artrosis.

 

¿Cuáles son los tratamientos recomendados?

 

Por lo general, los especialistas en rodillas recomiendan moverse con frecuencia y cambios de posición de las rodillas con ejercicios suaves, constantes y la extensión completa de las mismas.

Además, se indican tratamientos no invasivos como analgésicos y antiinflamatorios.

En casos de dolor de rodilla e inflamación más intensos, se recomiendan inyecciones de esteroides, que otorgan un alivio temporal, todo lo anterior se realiza bajo supervisión médica.

 

 

¿Cuándo considerar la cirugía como tratamiento?

 

Cuando el dolor, la inflamación y la rigidez impiden las actividades cotidianas como caminar, sentarse, levantarse y los tratamientos no invasivos no surten el efecto que se desea, es probable que requiera de una intervención quirúrgica.

Esta cirugía es poco invasiva y se conoce como cirugía de reemplazo de rodilla. El procedimiento consiste en cortar el hueso y el cartílago dañados del fémur, la tibia y la rótula, y reemplazarlos con una prótesis.

Dependiendo del daño, se puede realizar de manera parcial o total.

 

 

Consulte con el experto en rodillas…

 

Si aún tiene dudas o requiere consultar su caso en particular, puede comunicarse a las líneas telefónicas: (787) 805-4949, (787) 892-3360, (787) 892-8822, (787) 831-0181 y agende su cita.

 

El Dr. Norberto Báez, ortopeda especialista en rodilla, le ayudará a obtener un diagnóstico preciso y le dará la guía que necesita para mejorar su situación y elevar su calidad de vida.

Puede visitarnos también en cualquiera de nuestras sedes:

Mayagüez, PR.
Ave. Hostos 770, Policlínica Bella Vista, Mayagüez, PR. 00681.
San Germán, PR.
Edificio Rali, Calle Atléticos de San Germán 187. Oficina #102 (Antigua Calle Luna), San Germán, PR. 00683
Hospital Metropolitano. #8 C. Luz Celenia Tirado, San Germán, PR. 00683

 

¡Estamos para usted!